FanFic

Fell Me Up




Desde que la vio por primera vez, él quería que ella fuera suya.

Ella no era nada especial. Ella no se destacaba por su belleza y ella ni siquiera era muy alta ó muy baja, ni delgada o gorda. Llevaba el pelo recogido en un moño sencillo por lo que ni siquiera podía medir de que largo era, sólo sabía que su color era el típico color marrón oscuro de Corea. Sus ojos estaban aún escondidos detrás de unas gafas demasiado grandes para su cara.

Tal vez eso es lo que le atrajo, que era tan común. Estaba cansado de cuerpos calientes y las mujeres se convirtieran en muñecas debido a todo el maquillaje en sus caras. Estos pensamientos eran un poco hipócrita, así, ya que también era uno de ellos. Su piel ya dañada por la pubertad, se estaba deteriorado demasiado rápido por la totalidad de los productos de belleza que tenía que poner. De hecho, la cantidad de maquillaje que tenían que llevar cuando tenían danza era especialmente pesado.

Esa es tal vez por eso necesitaba algo común en el mundo plástico. Su sueño había sido para debutar y ser capaz de cantar y bailar sin restricciones, trabajar en algo que realmente le gusta y llevarlo tan lejos como pueda. Sin embargo, este mundo no era tan increíble como parecía. Tenía que cantar y bailar lo que le dijeran, a veces incluso tuvo que soportar sincronización de labios. Tenía que usar la ropa que le dieran y los días que tenían tiempo libre, estaba tan agotado y tenía mucho que preparar, la mayoría de las veces, ni siquiera pudo disfrutar de ellos.

A pesar de todo, no podía quejarse. Hizo un montón de dinero para ayudar a su familia, haciendo lo que amaba. Era agotador, pero no importa el camino que había elegido, cada persona coreana sabían que su vida iba a ser un trabajo duro y el agotamiento.
La única cosa que podía trabajar desde su aspecto era que ella era estudiante y tenía que ser de la misma edad. Llevaba un uniforme con una falda a cuadros azul, un poco más grande de lo que estaba de moda últimamente.

Sólo se cruzaron una vez en el paso de cebra, pero sin embargo, él sabía que tenía que ser ella. Es por eso cambió su camino y la siguió. No iba muy lejos, porque ella se fue a un centro comercial cercano y tomó el ascensor hasta el quinto piso. Fue la sección de libros de texto.

Como era invierno, estaba afortunadamente cubierto con un sombrero y una bufanda. Algunas chicas se volvían a mirarlo, pero nadie parecía reconocerlo y sólo susurraban, probablemente diciendo que era guapo. Eso sonaba vano, incluso en su propia mente, pero era un hecho. Sin darse cuenta, había pasado de ser el niño de mejillas regordetas y brazos delgados débiles a ser un hombre crecido. Sus propios compañeros del grupo no podía dejar de decirle que con la mitad de admiración y mitad de celos en su voz.



La chica tomó un libro de la estantería y empezó a buscar sobre él. Desde su posición no podía verla muy bien, pero se dio cuenta de que sus ojos eran del tipo de forma de almendra pequeña. Ella estaba leyendo rápidamente las páginas, se aburrió pronto de ese libro y lo deja en su lugar, fue a buscar a otro. Tenía que encontrar la oportunidad de acercarse a ella antes de tiempo o se volvería muy difícil hacerlo. Por lo tanto, también comenzó a revisar los libros. De arriba a abajo en los estantes, que fingía mirar a ellos, pero él ni siquiera leía los títulos. Corrió sus dedos por el lomo de algunos de ellos y se fue a su derecha, muy despacio, tratando de no tropezar. Estaba cada vez más cerca de ella.

Sus manos se encontraron. Oh, qué casualidad. Hizo una mueca de sorpresa cuando él la miró.

- Disculpe. - Dijo en un susurro, inclinándose ligeramente y darle un poco de espacio para que pudiera agarrar el libro. Sonrió. No es una de esas grandes sonrisas forzadas. Algo sutil y tímido que hacía clic en ella, con dulzura. - Tómalo. - Insistió pensando que era vacilante. Su nariz era pequeña y sus labios delgados. Desde luego, no podía encontrar una razón que haría que esa chica se destacara.

A él le gustaba eso.

- ¿Te gusta el mar? -Que era un libro sobre la biodiversidad marina.

- En realidad es un proyecto de la escuela, pero ... sí, me gusta. -Admitió en voz baja, una voz dulce, tímida. Probablemente, su registro vocal no iría mucho más si se trataba de cantar. De hecho, parecía una de esas chicas que se sientan en la esquina en silencio, sosteniendo el vaso sin siquiera beber.

-¿Necesitas ayuda? -No había necesidad de irse por las ramas. Ella no pareció reconocerlo ni se le sorprendió que había iniciado una conversación con ella. - Yo podría ayudarte.

-Eres un experto en el mar? -Se encogió de hombros.

-No, pero estoy bastante inteligente. -Eso fue una mentira. Sus calificaciones en la escuela eran nada extraordinario, pero cuando hacía un esfuerzo, se podría lograr lo imposible. Es por eso que él pensó que era una buena idea para mostrar cierto interés para algunos temas que nunca había prestado atención antes, si eso podría ayudarle a conseguir lo que quería. La joven era vacilante. No estaba segura de lo que estaba pasando y por qué un extraño quería ayudarla. Por último, Oh So Young, ya que más tarde supo era su nombre, acepto su propuesta y acordaron encontrarse al día siguiente. Por suerte, el pudo terminar con su horario antes de las tres por lo que no habría ningún problema.

Mientras hablaban, él tomó a escondidas el libro que les hizo hablar por primera vez. Lo compró cuando ella no le prestaba atención y se lo dio a ella. Eso le tomó por sorpresa y la dejó con la boca abierta. Pensó que sería un buen recuerdo para la probable relación que iban a tener.

-Al siguiente día-

Actuó como siempre alrededor de los miembros de la banda. No quería que supieran sobre su emoción de salir a hacer algo fuera de su horario diario. Estaba cansado de la rutina y que finalmente había encontrado algo que lo distraiga de ella. Encontrar a alguien común como So Young había sido una bendición.

Changjo, miembro más joven de Teen Top, era conocido por ser muy tranquilo a pesar de ser el más joven. Es por eso que nadie sospechaba que iba a hacer algo raro cuando dijo que él saldría con unos amigos por la tarde.

Con su bufanda y sombrero para disfrazarse, se reunió con la chica en una hermosa plaza llena de gente. Su corazón latía muy rápido. Si fuese reconocido, podría agitar una gran conmoción. La adrenalina producida por este entusiasmo, sin embargo,  pensó que podría acostumbrarse a su encuentro por el simple hecho de tener estos sentimientos agradables en todo momento.

So Young llegó a tiempo. Llevaba el mismo uniforme que el día anterior. Lo más probable, ya que era un día de entre semana y tenía escuela. Changjo faltó a ir a la escuela y conocer a amigos, reír y jugar con ellos. No fue tan malo con Teen Top, los miembros disfrutaron de la compañía de los demás, pero aún soñaba con su vida estudiantil. Tenía que sacar el máximo provecho de estos encuentros es así, de alguna manera, él podría volver a sus recuerdos de la escuela.

Se dirigieron a un café. Él sabía que no era el mejor lugar para estudiar, pero si podían encontrar una buena mesa, lejos de todos los observadores no deseados, que no podrían sentarse cara a cara, él sería capaz de tquitarse su sombrero y bufanda y averiguar si realmente sabía quién era él y actuar en consecuencia. Tuvo suerte, mucha suerte. Tan pronto como llegaron, una pareja sentada en un rincón muy discreto hizo su salida del lugar. Si él se sento con la espalda hacía la cafetería, nadie sería capaz de ver su rostro. La arrastró a la mesa antes de que pudiera encontrar otro sitio.

-Aquí. -Dijo ella, dejando un sobre en la mesa. -He estado pensando en ello y no puedo dejar que me da un libro de forma gratuita cuando ni siquiera nos conocemos, Jong Hyun. -Ella podría haberlo llamado oppa, pero era sólo un año más joven.
-Conozco tu nombre y tu el mio, ¿cómo puedes decir que no nos conocemos, So Young? -Arrugó la nariz un poco cuando Changjo le devolvio el sobre. Sus gafas se movieron de forma graciosa en su cara.

-En ese caso, pide lo que quieras y yo lo pagare, muchas gracias. -Él no iba a rechazarla. Muy pocas chicas invitaban a un chico y, si lo hacían, no aceptarían ningun no como respuesta. Yo pedí un capuchino y ella pidió un jugo.

Hablaron durante un rato antes de entrar en el mundo marino. La noche anterior, Changjo había estado recopilando algunos datos y memorizandolos para conseguir lo que quería: impresionarla. Y así lo hizo. Ellos estaban tan inmersos en el trabajo que sus cabezas casi se tocaron en la mesa. Fue entonces cuando decidió levantarse y sentarse a su lado. Él furtivamente se apoyó en el respaldo de la silla y señaló cosas interesantes en los periódicos que estaban leyendo. Se dio cuenta de que ella estaba un poco nervioso por la proximidad de sus cuerpos y pensó que ella era tan dulce.

Dos o tres largas horas pasaron así hasta que decidieron tomar un descanso. Afuera no tardaría en oscureser. Lo que es más, han tenido un par de tés y aperitivos durante el tiempo que habían estado en la cafetería. Siendo un estudiante, tan joven que no podía permitirse el lujo de pagar por cualquier otra cosa para que limpien, salieron a las calles frías.

-No llevas uniforme en su escuela? -Preguntó ella mientras caminaban. Él quería llevarala, por lo menos, hasta la estación, aún cuando ella dijo que no había necesidad. Él negó, explicando vagamente de que eran bastante liberales en su escuela. Él estaba feliz porque ella no había mencionado nada sobre el reconocimiento de la cara en ningún momento durante toda la noche. Supuso que ella no conocía mucho de música popular. Hablaron de cosas triviales y se descubrió que tenía un hermano pequeño, un recién nacido, y que lloraba mucho por las noches, pero a ella realmente le gusta cuidar de él. ChangJo prestó atención a lo que estaba diciendo, mientras esboza una vida falsa de sí mismo en su mente. No quería mentir demasiado para no quedar atrapado en sus propias mentiras. -Todavía no sé por qué te ofreciste a ayudarme ...-estaba diciendo cuando un hombre se topó con ellos en su bicicleta. ChangJo la tomó del brazo para sacarla del camino de ese tipo. Él suspiró,se alegro de haberla movido a un lado a tiempo. So Young era ligera, pensó, había sido muy fácil moverla. Volvió su rostro al de ella para preguntarle si se encontraba bien, sin soltar el brazo. Vio que ella se sorprendió y ella se sonrojaba.

Estaban bastante cerca.

Entonces él la besó. Cuando él se alejó de ella, se dio cuenta de que su rostro se había vuelto todo rojo. Sus gafas estaban torcidas (la próxima vez, consideraría retirárselas, por lo molestas que eran!) Y sus ojos eran tan ampliamente abiertos como platos.

-Porque me gustas. -Respondió ChangJo

A partir de ese día tener cualquier tipo de relación con ella era absurdamente fácil. Tal vez había sido así, porque él fue el primer chico que la invitaba a salir. Se sentía mal por haberla besado sin permiso. Sin embargo, todo iba bien. A partir de ahora, Changjo tendría que aprender a mantener sus dos vidas separadas, y disfrutar de las dos. Estaba siendo codicioso por querer tenerlo todo, pero ... no quería perder nada de eso tampoco. La música y el baile eran su vida y So Young ... bueno, ella era una buena chica, que podría terminar amándola mucho. Estaba bastante seguro de eso.

Todas las noches, le enviaba textos de las buenas noches. Los mensajes eran tan inocentes que se sentía como un bálsamo en el mundo de la hipocresía y la falsedad que él vivía. Él tuvo la suerte de que Andy, su productor, siempre le daba buenos consejos y que la juventud protegió su inocencia. Sin embargo, ya se había encontrado con el lado oscuro de la industria. Es por eso que estaba tan agradecido de haber conocido a alguien tan puro y dulce que lo ayudó a escapar de ella.

Él respondió a su último texto con un corazón. Nunca usó corazones, pero él pensó que le gustarían. Era simple. La había visto dos veces, pero él la imaginaba agarrando su teléfono con las dos manos con entusiasmo.

A veces era difícil encontrar una manera de encontrarse con So Young, pero ChangJo siempre encontró la manera. Una vez que tenía que ir con todo su maquillaje en pie y vestido más extravagante de lo normal, de lo que obviamente se dio cuenta. Se excusó diciendo que tenía que asistir a una reunión familiar importante. Una semana después de haberse conocido, se dio cuenta de que probablemente podría estar realmente enamorado. De pensar que ella era toda una chica promedio, empezó a verla tan bonita y diferente. En su primera cita, que se había puesto un sencillo vestido blanco, junto con medias negras y un par de botas. Era bastante normal y no muy agraciado. A diferencia de lo habitual, que se recogido algunos mechones de cabello con un par de pinzas para el cabello, dejando el resto de su largo cabello flotando sobre su espalda. Llevaba el par habitual de lentes y algo de lápiz labial brillante como su único visible maquillaje.

Tan pronto como la vio, él no podía dejar de tomarla en sus brazos y besarla. Cuando él se apartó, ella se echó a reír y le preguntó de donde provenia toda esa emoción. Su respuesta fue: -"Te eche de menos".- No estaba mintiendo. En realidad, era cierto. La necesitaba más y más cada día.

Un mes había pasado desde que empezaron a salir y se fueron a celebrarlo a un parque esa noche. So Young llevó un poco de torta y Changjo le dio un collar como regalo. Él sabía que las chicas generalmente le gusta la joyería, pero, teniendo en cuenta el tipo de persona con quien estaba, le compró una no muy llamativa a pesar de que podría haber pagado mucho más. Sin embargo, lo curioso es el hecho de que le tomó una buena cantidad de tiempo para decidir cuál elegir. Él pensó que era importante porque había tenido mucho cuidado de los más mínimos detalles para evaluar los gustos de la chica.

Se sintió emocionada cuando lo vio y se disculpó por no tener nada más elegante que un pastel que ofrecerle. Changjo tomó de la mano y  la besó.

-Tú estás aquí conmigo. ¿Qué más puedo pedir? -Así las mejillas de So Young enrojecieron. Cuando se sonrojaba, ella siempre miraba hacia abajo, escondiéndose detrás de sus grandes gafas y mordiéndose ligeramente el labio. Era fácil de hacer que se sienta tímida y realmente lo disfrutaba.

La noche era dulce y divertida. Se sentaron juntos en un banco y So Young le mancho la nariz con crema. En venganza, él mancho su mejilla con crema, así y luego lo lamió suavemente antes de que comenzaran los besos. 

Los labios de la chica eran cálidos y tentadores. Estaba contento de ser el primero en besarlos. No era la primera vez que él había besado, sin embargo. Había mentido sobre eso, él le había dicho que nunca había estado en una relación o ha tenido relaciones sexuales con nadie. Había sido fácil, como si hubiera estado en un programa de televisión. A pesar de su juventud, formó parte del mundo del espectáculo por lo que, obviamente, se había acostado con un par de chicas. No tantas como los otros chicos que conocía y que había tomado el asunto con mucha discreción. No quería que eso afecta su trabajo duro, ya que era muy común que los artistas normalmente eran recordados por sus escándalos que por su música. 

Deslizó su mano por la camisa So Young y ella lo golpeó, apartándolo como respuesta. Changjo frunció el ceño, se quejo. Eran novios y el ambiente llamado por ella, ¿por qué no puedo hacer eso?

-Estamos en un parque. ¿Has olvidado? -Es cierto que estaban al aire libre. Estaba tan concentrado en besar a la chica que todo lo que no era ella había salido de su mente.

Desde que la vio por primera vez, él quería que ella fuera suya. Había conseguido lo que quería. So Young lo amaba, y en cuanto a él ... bueno, él la deseaba y él empezaba a amarla. En principio, podría haber vivido sin verla todos los días, ahora que se había encontrado a sí mismo pensando en ella en sus photoshoots, en entrevistas, mientras estaba bailando ... Bueno, no cuando estaba bailando. Esos eran los únicos momentos en los que era capaz de concentrarse por completo. Bailando y cantando como si fuera tan importante como respirar para él.

Él se fue a casa pero antes acompaño a So Young, no dejándola sola en la estación de trenes. Tuvo un momento de tensión cuando un grupo de chicas se preguntó en voz baja si era ChangJo de Teen Top. Por suerte, lo perdieron muy pronto. Se pusieron en el tren juntos y bloquearon la multitud, apretándola contra la pared. Sintió cómo So Young apoyó sus manos sobre su pecho y la cabeza en su cuello. El pelo de la chica le hizo cosquillas en la nariz. Aspiró a oler su aroma y la besó en la cabeza.

El segundo mes también se pasó volando. Él estaba cada vez más ocupado todos los días y habían momentos en los que estaba tan agotado que sentía como que no sería capaz de responderle los textos. Sin embargo, trató de encontrar algo de fuerza de su cuerpo cansado para hacerlo, aunque sólo era un "buenos días" o "buenas noches". Cuando no podían verse, él le prometía que la llamaría en cuanto llegara a casa. Nadie parecía sospechar nada de su comportamiento.

Lo que había comenzado como una distracción, termino siendo un reto para evitar el peor lado de su realidad, ya era parte de su vida. Necesitaba el grupo, pero también necesitaba a So Young, y sin embargo, sabía que lo que estaba haciendo estaba mal. Con el tiempo, tendría que elegir o podría terminar perdiendo todo. Es por eso que se decidió decirle la verdad a So Young, arriesgando todo con la esperanza de que su amor por ChangJo fuese suficiente para perdonarle.

Llamó a So Young y le pidió que escuchar la radio esa noche y reunirse al día siguiente en el mismo parque donde habían celebrado su primer mes juntos. Una vez que ella había escuchado a Teen Top en la radio, le preguntaría porque lo había hecho. Changjo, con una sonrisa triste, confesaba todas las mentiras que le había dicho a ella, porque tenía miedo de que ella no hubiera querido conocerlo si hubiera sabido que era una celebridad. So Young se sentiriá decepcionada, pero seguro que ella lo perdonaría ... ¿no?

Llegó al lugar de su cita. Pronto empezó a tamborilear en el suelo el pie, nervioso. Además de algunos programas de televisión en los que lo había, no estaba acostumbrado a la mentira. No le gustaba. Y cuanto más pensaba en ello, más convencido estaba de que mentir a So Young fue lo peor que pude haber hecho. En cierto modo ... aunque no del todo, no la había estado utilizando, por puro egoísmo. Él era un perdedor que, a pesar de todo, ha querido pedir perdón. Salio de sus pensamientos.

Entonces la vio de lejos. Llevaba algo firmemente sobre su pecho y caminaba rápido, decidida. Él la había visto así muy pocas veces. Cuando estaba lo suficientemente cerca como para ver con claridad, se dio cuenta de que So Young estaba llorando y él se acercó hasta quedar en frente de ella.

-So Young, ¿qué ...-ella le dio una bofetada sin ninguna advertencia, silencioso y débil a pesar de que ella había puesto todas sus fuerzas a la misma.

-Has estado mintiendo a mí! Tu ... mentiste ...-solto de su pecho lo que había estado sosteniendo con fuerza. Era el collar que ChangJo le había obsequiado. Cuando cayó al suelo, lo miró y lo recogió mientras que la chica seguía gritándole. -Encendí la radio! Tenía curiosidad por lo que me has pedido hacer... y yo te escuché y te reconocí ... Me haz estado mintiendo todo este tiempo!

No había pensado que iba a pasar. La cachetada estaba bien. Gritar, perfecto. Pero So Young estaba llorando de desesperación, incluso se ahogaba mientras hablaba. Cuando se dio cuenta de que las lágrimas y las palabras no tenían respuesta, lo golpeó en el pecho. ChangJo recibió el primer golpe con orgullo, por lo que hizo con el siguiente, y ella siguió ... las personas los miraba con curiosidad, pero no se detuvieron a prestar atención a ellos.

So Young seguía golpeándolo, "mentiroso, mentiroso", le decía.

-Yo confiaba en ti. Te dije que ... es difícil para mí ... que el estudio lleva mi tiempo tanto que nunca he ... No me sentía que era capaz de ...-dejó de hablar. Era cierto que ella le había dicho. Estaba tan concentrada en sus estudios para no decepcionar a su familia que no tenía amigos. No sólo había sido su novio, sino también su primer amigo en mucho tiempo. Ella se lo contó todo. La perdió... con cada lágrima que caía, su corazón se rompía un poco más.

-Lo siento. -Como si fuera de alguna utilidad ahora.

-Por qué me mientes?! -Le preguntó a golpearlo por última vez antes de caer al suelo. Changjo la agarró lo suficientemente rápido para estabilizarla y luego le día la espalda a ella. No tenía derecho a verla a la cara y él ni siquiera sabía qué decir.

-Lo siento ...-dijo de nuevo. Eran palabras, sólo las palabras que no podía abrazar todo el significado de lo mucho que lamentaba todo.

-¿Crees que eres miserable, siendo quien eres?

Se quedó paralizado, no muy seguro de lo que acababa de escuchar. De todo lo que ella pudo haber dicho, eso fue lo último que esperaba oír. El sonido de su respiración era pesada detrás de él. Decidió mirarla de nuevo, se acercó, tomando sus gafas y limpio las lágrimas de sus ojos suavemente.

-No me siento miserable. Sólo ... Sólo necesitaba para escapar por un tiempo de la irrealidad que es mi vida. Toda la falsedad. En cuanto te vi ... Yo sabía que te necesitaba a lado mi. No fue amor a primera vista, pero de alguna manera ...-terminó de limpiarse los ojos. -Sabía que era nuestro destino.

-Me mentiste, me usaste y te tomó dos meses para tener el coraje de decirme la verdad. No sé cómo es el destino. -Ella sostuvo su mirada se centró en él, sin parpadear. Sus ojos se cristalizaron otra vez, pero la mantenía firme, sosteniéndola en alto. La admiraba y sin ni siquiera darse cuenta, tomo suavemente sus manos que se cerraron en puños.

-Te quiero.

-Yo también te quiero. -Dijo, besando su frente. So Young cerró los ojos por costumbre.

-Pero ...

-Pero yo no puedo perdonar tan fácilmente. No ... No puedo dejar que me hagas esto. -No podía dejar sus manos . Si lo hacía, sabía que iba a escapar. Ella estaba tratando de decir adiós. Ella le decía que no podía estar a su lado. Y sabía por qué y él sabía que estar lejos el uno del otro seria para mejor, para ambos. No podía usarla como una vía de escape ni podía arrastrarla a su mundo. Ambos sufrían.

La agarró con más fuerza y ​​la besó. Fue su último beso, su adiós, más dulce y apasionado que cualquier otro, aunque un poco húmedo debido a las lágrimas

Changjo no lloró. No se permitiría hacerlo.

Antes de dejarla ir, le puso el collar en su mano. Quería que ella por lo menos lo guardara. Porque si el se lo quedaba , se acordaría de ella y que no sería capaz de hacerlo.

So Young le dio la espalda a él. Su espalda se movia a causa de su llanto mientras caminaba. Eso realmente estaba sucediendo, ella estaba lejos de él. Ella lo iba a dejar. Era ... ChangJo corrió. Corrió hasta que él la tomo y la abrazó con fuerza, manteniendola en sus brazos. No podía permitir que este fin de esa manera. Se había acercado a ella para escapar de la falsedad de la industria de la música. Él quería ... necesitaba encontrar un amor que lo matuviera son los pies en el suelo, en la realidad. Se había enamorado de ella muy rápido, por su normalidad y la perfección. No podía verse a si mismo sin ella. No quería que sufriera, pero él la necesitaba. Y quería seguir siendo egoísta. Un niño egoísta.

-Yo no quiero renunciar a ti. So Young, yo no iré. Tu no tienes que soportar a esa parte de mi vida. No te necesito para ambos lados de mi vida. Maldita sea, odio estas cosas cursis, pero, So Young, si me dejas, se acabó. Me convertiré en un títere que sólo es capaz de bailar. Si yo he sido así ... que no puede decir que todo el que me había acercado a ser lo mismo? Me hacen confiar en aquellos que son como yo. No me dejes. Sabes que te necesito.

So Young no se dejó llevar. No se volvió a mirarlo. Sus palabras habían sido inútiles y él lo sabía. A pesar de que había tratado de hablarle de sus sentimientos, no fue suficiente. No importa lo que él decía, porque había mentido antes.

-Hasta que yo no ... no pueda confiar en ti y tus palabras lo suficiente ... y, por encima de todo, confío en mí misma y mi capacidad de estar contigo, la respuesta es no. Tengo tu número de teléfono. Podemos llamarnos el uno al otro. Tal vez empezar algo más y luego ... ChangJo, ten cuidado. Nos vemos. -Susurró y comenzó a alejarse, alejarse de él, dejándolo atrás, un paso tras otro. El chico podía oír el sonido de sus pies golpeando en sus oídos.

Se había acabado. Tan rápido como empezó, se fue. Él había estado mintiendo a sí mismo todo el tiempo, pensando que él podría tener una vida normal. Por suerte, ella no quería romper su relación por completo. Era más como un "vamos a intentarlo de nuevo", cuando seamos más maduros, menos inseguro.

Él era un niño. Había sido egoísta, sino que también había aprendido una lección. La mentira y la espera de que todo estará bien, si no mejor ... siendo tan inocente e ingenuo había sido un error.

Cogió el teléfono. Lo abrió y volvió a cerrarlo. Levantó la vista y no podía encontrar mas la silueta de la chica. Miró a su teléfono de nuevo, marcó un número y esperó.

La voz de C.A.P 's estaba en la otra línea.

-Hyung, yo ... tengo hambre. ¿Podriamos juntarnos para comer?

-Changjo, ¿te paso algo malo? ¿Estás llorando?! -Fue su respuesta. Maldición. Apretó los dedos a los ojos. Sí, estaba llorando. No se había dado cuenta y su voz lo había delatado

-Es que estoy creciendo ... ¿me compraras algo de comida?. -Sintió cierta vacilación en el otro lado, pero CAP finalmente acepto y decidieron reunirse.

Bueno, hasta ahora había tenido una relación de amistad con sus compañeros del grupo. Se preocupaba por ellos y sabía que le ayudarían  cuando sea necesario, pero no había dado el primer paso. Tenía miedo, siempre con el miedo de que la gente fuese como él. Pero él estaba madurando, ¿verdad? Y qué mejor muestra de este modo que se hablar con los miembros?

Será un largo camino por recorrer. Él tuvo que confiar en lo que hacen y perfeccionar todo en su carrera. Sin embargo, valdrá la pena. Porque tal vez al final de la carretera, So Young estaría esperando por él.... FIN.